Formato: 250ml Dosificador

Aceite Almendras dulces puro

El Aceite de Almendras Dulces tiene cualidades esenciales que lo hace indicado para todo tipo de aplicaciones. Es Emoliente y suavizante, ayudando a relajar y desinflamar los tejidos. Es Cicatrizante. Regenerador natural que estimula la producción de colágeno y elastina. Su alto contenido de vitaminas A y E, lo convierten en un aliado estupendo para la piel. Es Hidratante. Tiene capacidad de reestablecer el grado de humedad normal en la piel.

Beneficios:

Alto contenido en proteínas, vitaminas A y B, emoliente y antiinflamatorio. Utilizado en afecciones de la piel, hidrata, suaviza y evita la formación de arrugas, muy eficaz en los casos de dermatitis y las quemaduras portador como tratamiento de masajes y en cosmética tanto en la elaboración de cremas como la de jabones, por su capacidad para suavizar la piel sin obstruir los poros.

Modos de uso:

a) Para la piel:

 El aceite de almendras además de desinflamar y calmar las irritaciones cutáneas, hidrata y suaviza todo tipo de pieles. Se puede aplicar sobre estrías o lugares problemáticos.

 Previene las arrugas y las estrías.

 Es muy utilizado para realizar masajes, tanto por su propiedad anti-inflamatoria como por su efecto hidratante.

 El aceite de almendras se recomienda especialmente en casos de sequedad, deshidratación o escamación. Puede aplicarse sobre la piel húmeda tras el baño o la ducha.

b) Para el cabello:

El aceite de almendras aporta brillo y suavidad a los cabellos castigados, quemados o escamados y quebradizos. Una vez se haya masajeado el cabello con el aceite de almendras, se aconseja cubrir el cabello durante 1 hora y media para mayor efectividad. Lavar con el champú habitual tras la aplicación.

c) Precauciones: No ingerir durante la manipulación y aplicación del mismo. Mantener fuera del alcance de los niños.

d) Conservación: Se aconseja conservar el aceite en su envase original bien cerrado, en un lugar seco, fuera del alcance de los rayos solares y de temperatura fresca (8º C, 50º C). Es muy estable, lo que permite su conservación durante al menos dos años sin que pierda sus cualidades.

e) Caducidad: El Aceite de almendras dulces tiene una caducidad de tres años, pero siguiendo la política de máxima calidad al cliente de Arganour, le ponemos una fecha de caducidad de dos años y doce meses después de la apertura.