Durante los últimos meses nos hemos visto en la necesidad de utilizar mascarillas en el día a día, hasta el punto de que se han convertido en un complemento más para todos.. Según la mayoría de los expertos es la forma más segura y sencilla de disminuir la transmisión del virus, ya que su uso en espacios cerrados o lugares públicos previene la propagación del COVID-19: y aunque sus beneficios son significativos, también existen algunos riesgos o efectos negativos al utilizarlas diariamente. Hoy queremos hablarte de alguno de ellos y darte recomendaciones para tratarlos y no ocasionar daños secundarios. 

El efecto negativo más notable y negativo del uso de mascarilla, son los estragos en la piel  como granos, rojeces, irritaciones y desequilibrio del pH son algunas de las consecuencias que se pueden experimentar. Sin embargo, te proponemos unos sencillos pasos para tu nueva rutina que te ayudarán a evitar estos inconvenientes.

Limpieza de tu rostro:

Limpia bien tu piel antes y después de usar la mascarilla. Poner la mascarilla sobre una piel sin impurezas ayuda a que esta respire mejor y los efectos negativos tengan un menor impacto, sobre todo, los brotes de acné. No olvides limpiar en profundidad también al quitarla para eliminar todos los residuos acumulados. Utiliza jabones afines con tu piel, que contengan ingredientes naturales, que protegen la barrera lipolítica, y tengan acción calmante. 

En Arganour te recomendamos nuestros jabones artesanales de Rosa mosqueta y de Aceite de Argán. Ambos contienen altas concentraciones en ácidos grasos esenciales que permiten limpiar a profundidad y calmar la piel de manera natural y orgánica.

Hidratación:

Repara la barrera natural y restablece la elasticidad de la piel con un extra de hidratación y nutrición. Intenta que tu piel esté bien hidratada antes del uso de la mascarilla. En este paso es importante que conozcas tu tipo de piel, para el caso de las pieles grasas es importante que no utilices productos pesados para evitar la sobre producción de sebo, lo que hará que salgan más brotes de acné. 

La crema Anti-Aging 100% natural para el día y la Crema Anti-Aging Noche 100% natural de Arganour son una gran opción para solucionar este problema. Su alto contenido en aceite de argán proporcionan un efecto regenerativo para la piel, manteniéndola hidratada y evitando la aparición de rojeces e irritaciones.

Calmar y equilibrar la piel:

Toma un disco de algodón orgánico y aplica una infusión de manzanilla natural para calmar tu rostro. También puedes recurrir a serums que calman y alivian tu piel. En el caso de las pieles secas permite aliviar el enrojecimiento de manera efectiva. Para las pieles grasas permite controlar la producción de sebo. En general este tipo de productos permite equilibrar el pH de la piel, para combatir las imperfecciones y lograr un aspecto saludable.

Todos nuestros serums cuentan con certificación orgánica y vegana. Tienen un gran beneficio que son de rápida absorción y gracias a su fórmula penetran la piel rápidamente otorgando una hidratación profunda sin dejar impurezas. También dependiendo de tu tipo de piel obtendrás beneficios específicos para tratarla, si deseas conocer un poco más sobre nuestros sérums puedes revisar nuestro artículo donde te explicamos su uso y beneficios.

Evita el maquillaje u opta por opciones inteligentes:

Al utilizar maquillaje normalmente se crea una capa que tapa los poros y lo que impide que respire. Si adicional a eso, se le agrega una mascarilla que evita que la piel respire correctamente, es probable que esto genere alguna reacción como granos o irritaciones. En tiempos de mascarillas te recomendamos evitar el uso de maquillaje o por lo menos en la zona que cubra el tapaboca. Puedes también recurrir a protectores solares con color y así unificar el tono de tu piel.

El aceite de Argán y de Rosa mosqueta dentro de tus rutinas:

Estos dos productos naturales pueden convertirse en tu mejor solución para tratar los estragos que dejan las mascarillas al utilizarlos. En primer lugar el aceite de Argán BIO 100% puro Su gran aporte en vitaminas y antioxidantes como Omega 9, Omega 6 y vitamina E son ideales para regenerar, hidratar y combatir la sequedad en la piel. Además, estimula el crecimiento celular, aliviando las heridas en la dermis y reduciendo las secuelas del acné.

Por otra parte, el aceite de rosa mosqueta 100% puro, es ideal para nutrir y regenerar la piel. Al aplicar unas gotas sobre tu rostro sus propiedades se encargarán de reforzar y multiplicar la barrera protectora, mejorando la hidratación superficial y evitando la pérdida de agua cutánea.

Al ser ambos productos 100% naturales puedes incorporarlos en tu rutina diaria de cuidado, verás cómo de manera inmediata comienzas a notar cambios significativos en tu piel. 

Es importante que encuentres momentos para darle un respiro a la piel cubierta por la mascarilla. Los expertos recomiendan hacerlo al menos una vez cada hora. Cada vez que estés en un lugar seguro, que llegues a tu casa y después de hacer todos los pasos de limpieza necesarios, te la quites y le brindes a tu rostro un buen respiro. También, es fundamental que conozcas tu tipo de piel para poder brindarle los productos que necesita para tratarla y cuidarla.  

Por otro lado, el estrés y las preocupaciones causan tanto estragos en nuestra piel como el simple uso de la mascarilla durante el día. Por esta razón, te invitamos a que durante el día o incluso al llegar a casa en la noche dediques un tiempo para ti, para relajarte con un buen baño de burbujas, una mascarilla facial y un buen té. Desconectarte por unos minutos es una gran medicina para el cuerpo.