El verano ha llegado para quedarse unos meses y con él las largas jornadas al aire libre en la playa y piscina bajo el intenso sol. Durante todo el año pero más aún en estos meses, las cremas de protección solar no solo se convierten en el mejor aliado sino en un producto obligatorio que debes aplicar en tu rostro y cuerpo para protegerlo frente a quemaduras. 

 

Deshidratación, sequedad, manchas, envejecimiento prematuro, rojeces y enfermedades en la piel son algunos de los problemas que puede ocasionar la radiación solar. Por este motivo, protegerla debe ser un paso obligatorio en nuestra rutina de skincare y durante esta temporada aplicarlo varias veces al día es fundamental. En el caso específico del rostro, es una de las partes que más sufre de la incidencia del sol ya que no podemos protegerla completamente con abrigos o ropa, por lo que el protector solar debe ser aplicado constantemente. 

 

Igualmente, aunque existan cremas hidratantes que llevan incorporado el factor solar, es mejor optar por diferentes productos (que cada uno cumpla su función). Equilibra la piel y dale vitalidad con la crema hidratante, mientras la defiendes del sol con el protector solar, recuerda optar por productos según tu tipo de piel. Por otra parte, las zonas más expuestas al sol son la cara, cuello, orejas, escote y dorso de las manos por lo que es ideal, volver a aplicar el producto de protección cada cierto tiempo (1-2 horas) dependiendo de tu exposición al sol. 

 

Es importante recordar que no todas las pieles soportan de la misma manera los componentes químicos de los protectores solares, por lo que optar siempre por productos 100% naturales, orgánicos y que a la vez estén testeados en laboratorios, será la mejor opción, para así garantizarte la mejor calidad y protección para tu piel y tu organismo.

 

Fuente de la imagen: www.arganour.com

 

En Arganour contamos con dos increíbles opciones de protectores solares con filtros físicos No-Nano que no penetran en la piel y actúan como una capa reflectora de los rayos UVB y UVA, siendo la manera más eficaz, saludable y natural de protegerte de los efectos nocivos de las radiaciones solares. Nuestras cremas tienen certificación orgánica y vegana por ECOCERT Y CAAE, han sido testeadas in-vivo e in-vitro para probar su grado de protección SPF  y además cuentan con un estudio clínico de compatibilidad que la hace ideal para cualquier tipo de piel. 

 

¿Te animas a darle a tu rostro la más sana y duradera protección?